Socio-ecología

La socio-ecología constituye un primer intento de ensamblar la definición pura de ecología con la influencia directa o indirecta de factores sociales, económicos y políticos sobre el medio ambiente.

Nuestro planeta está constituido por un 75% de agua, del cual un 97% corresponde a los mares y océanos. De este elevado porcentaje depende la supervivencia de miles de millones de organismos, incluido el ser humano. El hombre, a través de la extracción de materias primas, alimentos, medicinas, contaminación y la alteración general de la franja litoral, se ha convertido en el principal responsable de los cambios acelerados que se producen en este medio de vida. Desde hace unos años el mundo se ha hecho eco de la importancia que tiene el medio marino y de la rapidez con la que está siendo degradado. Este ambiente que parecía infinito en todos los sentidos, está dando a conocer sus límites. Es por ello, que se están aplicando, a nivel mundial, una serie de herramientas que persiguen aislar porciones del medio marino, del impacto directo del ser humano. Sin embargo, y como norma general, estas medidas de protección son impuestas a la sociedad, y en muchos casos no aceptadas por ella, y por  tanto, resultan ineficaces.

Esta línea de investigación que se centra en el estudio socio-ecológico del medio marino, no persigue evaluar el impacto directo o indirecto del hombre, sino que buscar determinar las bases necesarias para establecer nuevas y mejores medidas de conservación, que incluyan al ser humano como pieza fundamental del ecosistema, velando por la salud del medio marino, lo que será traducido en una mejora para la sociedad en su conjunto.